Saltar al contenido

Jubilación por Enfermedad de Crohn: ¿Cómo puedo conseguir la Incapacidad Permanente?

jubilacion enfermedad de crohn

La enfermedad de Crohn suele aparecer en personas jóvenes con edades entre 19 a 40 años. Esta enfermedad supone a la persona que lo padece una dificultad para los aspectos de la vida diaria tanto en lo personal como en lo profesional.

Pero… ¿me puedo jubilar por sufrir la enfermedad de Crohn? Bueno, es que realmente no existe una jubilación por enfermedad, sino que más bien es lo que se llama una incapacidad permanente. ¿Cómo conseguirla?, ¿Cuánto se cobra?, ¿Qué grado de minusvalía tiene? Toda la información que necesitas lo encontrarás en este artículo.

Pero antes, vamos por partes…

¿Qué es la Enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una patología intestinal inflamatoria. Esta enfermedad produce inflamación en el tubo digestivo que puede provocar dolor abdominal, fatiga, diarrea, malnutrición y pérdida de peso.

Esta patología también puede generar debilidad y un malestar además de poder agravarse hasta un punto de poner en riesgo la vida del paciente.

Todavía no se ha encontrado una cura para esta enfermedad aunque si existen algunos medios para reducir los síntomas.

Con un tratamiento adecuado, es posible hacer vida normal, pero en algunos casos incapacita la vida de la persona tanto en la vida cotidiana como en la actividad laboral.

¿Por qué la Enfermedad de Crohn incapacita trabajar?

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria del intestino crónico, cada vez más habitual en los jóvenes. Esta patología puede tener periodos de mejora y a su vez periodos de empeoramiento.

Por lo tanto, con el aumento de los síntomas es imposible ir a trabajar ya que con el paso del tiempo dichos síntomas incapacitantes pueden aumentar en intensidad y duración.

Los síntomas de la Enfermedad de Crohn son:

  • Fiebre.
  • Diarrea.
  • Fatiga.
  • Llagas en la boca.
  • Sangre en las heces.
  • Fístulas anales
  • Dolor en abdominales.
  • Pérdida de peso y del apetito.
  • Inflamación de piel, ojos y articulaciones.
  • Inflamación del hígado.
  • Retraso en el crecimiento.

¿Cuándo hay una Incapacidad permanente por Enfermedad de Crohn?

En el caso de que la persona con la enfermedad de Crohn tenga que defecar como mínimo cinco o seis veces al día, tenga que usar pañales frecuentemente o el paciente ha sido operado , entonces se trata de una incapacidad permanente absoluta.

En cambio, si la persona de forma tiene dolor, diarrea o cólicos, se considera grave y crónica. Por lo cual, se denomina incapacidad permanente total. Pero solo en caso de profesiones físicamente exigentes o con dificultad para acceder a un baño.

¿Cómo puedo conseguir la incapacidad permanente por Enfermedad de Crohn?

Esto depende de la situación en que se encuentra la enfermedad y de las dificultades que la patología le implique al paciente en el puesto de trabajo.

El argumento jurídico señala que una actividad profesional ha de realizarse con un mínimo de profesionalidad y rendimiento.

No obstante, como he comentado antes, la enfermedad puede presentarse con alternaciones de mejoría con otros de deterioro. Por lo cual, si la patología ocasiona repetidas bajas laborales y un escaso desempeño en la actividad laboral, lo más conveniente es solicitar la incapacidad permanente.

Preguntas Frecuentes

¿Qué grado de minusvalía tiene la Enfermedad de Crohn?

El grado de minusvalía se evalúa la manera en que los efectos de la enfermedad afecta a todas las facetas de la vida cotidiana de la persona, desde por la mañana hasta la hora de dormir, incluyendo su trabajo, sus relaciones sociales y familiares, etc.

Lo más habitual es que se obtenga un grado de discapacidad del 33%, pero si es un caso grave, alcanza el 65% o más. Aunque realmente todo depende de la progresión de la enfermedad y de los efectos.

¿Cuánto se cobra por incapacidad laboral con la Enfermedad de Crohn?

Lo que se cobra varía en función del grado de incapacidad que se tenga. En el caso de la incapacidad permanente absoluta, hay que calcular el periodo de cotización durante los últimos ocho años. Para la incapacidad permanente total, el cálculo es igual que en la absoluta.

En la Gran Invalidez permite cobrar un complemento mínimo desde el 45% hasta el 90%. Es más, las personas que han cotizado a bases máximas de cotización, los ingresos pueden incrementarse por lo menos a los 4.500 euros.

¿Se puede obtener la dependencia con la Enfermedad de Crohn?

Sí se puede obtener la dependencia por sufrir la enfermedad de Crohn. Pero siempre y cuando la enfermedad se encuentre en un estado avanzado que afecte a las situaciones básicas de la vida diaria. Entonces, se podrá tener cualquiera de los tres tipos de dependencia: moderada, severa o gran dependencia.

¿Tengo que informar a mi empresa que he solicitado la incapacidad laboral?

Estamos hablando de una información personal y confidencial, por lo tanto, no estas obligado a comunicárselo a tu empresa.

¿Es posible solicitar la incapacidad laboral por Enfermedad de Crohn si estoy jubilado por coeficientes reductores?

Mientras no hayas alcanzado los 65 años, sí. Además, obtendrás unos ingresos mayores de lo que percibes actualmente.

Si has cumplido los 65 años ya es más complicado. Está la posibilidad de demostrar a los tribunales de justicia que la enfermedad fue reconocida antes de la edad de jubilación.

¿Puedo compatibilizar la pensión por incapacidad laboral con mi trabajo?

Se puede compatibilizar en el caso de que tu actividad laboral esté específicamente preparado a los efectos de la patología.

Si tienes una incapacidad permanente total, no podrás hacer las mismas tareas que realizabas anteriormente.

Y si tienes una incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, puedes hacerlo solo en centros especiales que respondan a los requisitos.

En resumen…

La enfermedad de Crohn se trata de una patología que causa muchos problemas a la hora de realizar la actividad profesional, incluso, puede llegar a imposibilitar a la persona para cualquier trabajo, porque es una enfermedad que provoca dolor abdominal, diarrea, necesidad frecuentes de ir al aseo, pérdida de peso y del apetito, fiebre, etc. Por todo esto si es posible obtener una incapacidad permanente.

El tipo de incapacidad permanente depende de cómo afecte la enfermedad para trabajar: si la patología se encuentra en una fase inicial y afecta a pocos órganos del cuerpo, una incapacidad total. Si afecta a varios órganos, absoluta. Y si estamos hablando de un caso más grave, entonces gran invalidez.

Configuración